Chiqui González, participó en la ciudad de San Lorenzo del acto por el 30° aniversario de Anide (Asociación de Ayuda a la Niñez Desprotegida), dedicada a cuidar y educar a adolescentes con problemas de abandono o maltrato.

Del acto participaron la subsecretaria de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia, Andrea Travaini; el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo; y la presidenta de la asociación, Silvia Bertteto; junto a demás autoridades provinciales, locales y de ciudades vecinas, miembros de ONG´S, niños del hogar y centro de día con familiares y colaboradores de la asociación.

La ministra González destacó la noble y férrea tarea que Anide viene desarrollando: “Un trabajo de amor, de crecimiento, de cuidado, de autonomía y de saber”. Y agregó que “luchamos fuerte por un cambio social. Solo un cambio social con políticas sociales muy profundas; humildemente, como el programa Abre y todo el trabajo de infancia y de Nueva Oportunidad, y los trabajos con las comunas que se vienen realizando son movilizadores; y pueden parecer una gota en un mar, pero empezamos la gota. No importa si el mar es demasiado grande, lo importante es poner tu gota porque estás vivo ahora, transitoriamente, y no mañana. Por eso hay que dar un salto, y lo estamos dando. Hay que dar un salto, pero un salto siempre vuelve a apoyarse en otra parte. Por eso nuestro compromiso con los niños y con los jóvenes es que, para todos ellos, nosotros tenemos que ser un salto”.

ANIDE

Desde 1987 Anide actúa en la ciudad de San Lorenzo y su región de influencia como institución dedicada principalmente a la protección de los niños, niñas y adolescentes, en situación de riesgo o en estado de abandono.

Anide es una entidad que depende de la Dirección Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia, una ONG sin fines de lucro con personería jurídica. Cuenta con dos edificios situados en la intersección de las calles Iriondo y República Chile, los cuales tienen diferentes usos. Uno es utilizado como hogar para alojar a los 13 chicos que tienen bajo su responsabilidad; y el otro sirve como centro de actividades, donde los jóvenes realizan talleres de artes, computación, además de educación física y karate. El hogar también trabaja en conjunto con la Escuela N° 753.