“No se puede jugar a medias
Si se juega, se juega a fondo
Para jugar hay que apasionarse
Para apasionarse hay que salir del mundo de lo concreto
Salir del mundo de lo concreto es incursionar en el mundo de la locura
Del mundo de la locura hay que aprender a entrar y salir
Sin meterse en la locura no hay creatividad
Sin creatividad uno se burocratiza,
se torna hombre concreto,
repite palabras de otro”.

Mi eterno recuerdo a Eduardo Pavlovsky, una de las personas más importantes de nuestra cultura nacional, que revolucionó la política, el teatro, el psicoanálisis, que nos cambió a todos la forma de ver la vida.
Que se eleve nuestro más profundo reconocimiento. Gracias Tato… Siempre te llevaré en mi corazón…