El Charly que yo conozco

“Say no more”!!! Un signo?, una línea de giro?, una visión espiritual en Charly?, en su música?, o un cierto “Y el resto es silencio”, con el debido perdón a la extraordinaria producción argentina?

Lo cierto es que lejos de todo lo literal, Charly es todo menos silencio, tampoco simples palabras. Tal vez sea grito o señales en aerosol, o cuerpo ofrecido entero al agua, al fuego, huesos vencidos, en manos bendecidas.

Esta muestra es un hallazgo porque nos acerca ese Charly de los pasillos sin final, solo en las calles con luces que no se definen ante él, previas de shows que más parecen túneles, que llevan al box, pura soledad, en cueros y sin fueros, muchas manos de viejo niño retorcidas, manchadas de música, alarmadas, apareciendo, inventando el escándalo de vivir, de hacer desaparecer dinosaurios, inventando una identidad generacional como quien salva al himno de las aguas de la dictadura, dividiendo la cultura argentina en dos sólo con un piano o una guitarra tan Sui Charly, tan Sui Generis, tan Seru Girán, tan Máquina de hacer Pájaros y trinar por supuesto, trinar hasta que Mozart nazca en Buenos Aires, trinar para que te acunen, te perdonen, te hieran, te rescaten, para escribir mensajes indescifrables a las nuevas generaciones e ir a cenar estrellas con la Negra, hacerse hombre, bigote, tiempo, deshacerse en canciones, convertirnos en colectivo, en cultura argentina y cambiar, cambiar y seguir cambiando hasta que no quede nada por hacer, ni por decir, ni interpretar.

El Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe tiene el orgullo de traer a Charly García, en imágenes, pero les aconseja mirar como el fotógrafo, el misterio, el espejo, la ofrenda de un cuerpo vuelto pentagrama, hastío, destierro y luz.

Tal vez esas manos seamos nosotros y Charly no sea para los oídos, sea la música del cuerpo argentino, la canción de los aparecidos, el rock de la ausencia y la herencia de las generaciones futuras.

Escrito para la muestra de fotos “Say no more. El Charly que yo conozco” de Maximiliano Vernazza

Noviembre de 2013 – Plataforma Lavarden, Rosario